PSOE suspende al Gobierno de la Junta en sus primeros seis meses donde aflora ya una dura política de recortes de la derecha atacando a pilares como la sanidad y educación

19
jul

La parlamentaria andaluza lamenta “el cambio a peor” por el sometimiento de PP y Ciudadanos a la extrema derecha y avisa de que los presupuestos ponen en peligro el empleo y la calidad de los servicios públicos

La parlamentaria andaluza y secretaria de Organización del PSOE de Cádiz, Araceli Maese, ha realizado un balance de los primeros seis meses de Gobierno en la Junta en el que ha destacado “el cambio a peor” para los intereses de la provincia de Cádiz porque en la acción de Gobierno desplegada por el nuevo Ejecutivo ha aflorado ya “una dura política de recortes de la derecha que ataca a pilares del Estado de Bienestar como la sanidad y la educación pública”. “Seis meses de giro radical hacia la derecha más extrema, por el sometimiento de PP y Cs a Vox”, ha advertido, lamentando además que “sufrimos las consecuencias de un Gobierno débil e inestable pendiente siempre de los deseos de la ultra derecha”.

En esta semana además se ha materializado la aprobación final de los presupuestos “pactados con la ultra derecha de Vox” que a juicio de la diputada, “ponen en peligro 9.000 empleos públicos y los servicios públicos que prestan como el Infoca, 061, 112 o los hospitales públicos y abre la puerta a convertir el SAS en una entidad privada, en la que hacer negocio es más importante que la salud de la ciudadanía”.

Maese ha analizado las últimas medidas tomadas por el Ejecutivo andaluz y su incidencia en la provincia. Y en este sentido, asegura que “presumen de un plan de choque para la reducción de las listas de espera que solo ha logrado, según ellos, reducir los tiempos de espera; pero su propias mentiras los dejan al descubierto”. “Su maravilloso plan se choca de bruces con una realidad y es que el número de gaditanos que aguarda para pasar por quirófano es superior al de diciembre”, ha remarcado. Así sucede en el hospital de Cádiz donde hay 470 personas más esperando que hace seis meses. En Jerez, el hospital ha aumentado la lista de espera para las operaciones y consultas donde se ha pasado de 4.431 pacientes en lista de espera en el mes de diciembre, a 4.619 en junio. “Y en el Campo de Gibraltar la demora quirúrgica en la comarca es la segunda más alta de Andalucía con 5.700 personas que esperan una operación en los hospitales de Algeciras y La Línea mientras crece el número de pacientes que aguardan una cita con el especialista”, ha referido para preguntarse a continuación “de qué presume el consejero Aguirre, de un estrepitosa fracaso en la gestión”.

“La realidad es que las derechas mienten con un objetivo muy claro que es desviar una parte importante del pastel del negocio sanitario a la sanidad privada y enriquecer así a sus amigos”, ha subrayado al tiempo que ha criticado que “la delegada territorial haya avanzado las excelencias de un futuro Plan de Infraestructuras sanitarias cuando se está produciendo el cierre de centros de salud en las pedanías como sucede con San Isidro del Guadalete”.

Igualmente, ha afeado las falsedades del nuevo ejecutivo en torno al plan de verano compartiendo las críticas de los sindicatos. “2019 será el año que más camas se cierren en el Hospital Puerta del Mar durante el verano, lo que redundará en las listas de espera y la saturación de los servicios de urgencia”. “Nosotros lo teníamos claro cuando a principios de verano vendieron que los recursos destinados al plan de verano subirían un 11 por ciento, pero sobre qué cifra estaban hablando, si no dan una partida no podemos comparar con el año pasado para saber si se ha producido esa subida en la aportación al plan así que nos suena también en engañifa”, señala.

En materia de Educación, ha lamentado “el hachazo a los servicios públicos con el escandaloso cierre de líneas en los colegios de la provincia, el recorte de plazas en las oposiciones de maestros al que se suma ahora el aluvión de reclamaciones contra los agravios que se han producido en los distintos tribunales”. “Si miramos hacia la Universidad se ha reducido en 70 millones la partida para la UCA, los presupuestos no han gustado a los rectores entrante y saliente que piden una financiación estable porque la solución que el Gobierno de la derecha está dando no sirve”. “Lo que la junta pretende es que la reducción de la financiación en el Presupuesto 2019 se tape con los Remanentes de Tesorería No Afectados, ahorros de la Universidad que deberían ir destinados a inversión y no a paliar la financiación operativa de la UCA”, apunta.

“Las dos principales patas de los servicios públicos, sanidad y educación, hacen agua por muchos sitios”, ha concluido para abundar en que han pasado “seis meses en blanco, de una preocupante inactividad y falta de proyecto de la derecha que intentan ocultar a base de montajes y mentiras sobre la herencia recibida, que ya cansa a la ciudadanía”.