Irene García lamenta el año perdido para la provincia debido al Gobierno del frenazo en inversiones y proyectos

17
ene

La secretaria general destaca que la estampa general sea la del deterioro de los servicios públicos que denuncian tanto usuarios como profesionales

La secretaria general del PSOE de Cádiz, Irene García, ha valorado hoy el primer año del Gobierno de la derecha en Andalucía lo que ha dejado en la provincia una decepcionante estampa de deterioro general de los servicios públicos que denuncian tanto usuarios como profesionales.

“En lugar de simbolizar el cambio, sólo ha traído parálisis a nuestra tierra”, asegura García que lo califica “el Gobierno del frenazo” en inversiones y proyectos. Así, ha ido hilando en su balance situaciones problemáticas que se vienen sucediendo en la provincia y “la respuesta nula, de descontrol y apatía de un Gobierno que, para colmo, ha hecho del sectarismo político su hoja de ruta en la provincia” y ha puesto como ejemplo último el Poblado de Sancti Petri o la formación dual. Cree Irene García que el Gobierno ha volado todos los puentes de diálogo en una herramienta de estrategia como la ITI que estaba basada en la concertación social con los agentes y la lealtad institucional.

“Cádiz no está mejor en los indicadores económicos, ya no crea empleo y las exportaciones van a la baja”, ha asegurado para precisar que “la nula aportación de la Junta en los presupuestos y la negativa a aprobar planes de empleo traen causa”.

Ha recordado las dos promesas de la derecha en torno a la bajada de impuestos y la eliminación de trabas burocráticas para crear empleo y las ha contrapuesto a la realidad: “sólo han bajado la fiscalidad a 300 personas y han mentido en los 600.000 puestos de trabajo que Moreno Bonilla prometió que crearía y que habrían tenido una traslación a la provincia de 80.000 sin que sepamos nada de ello”.

La dirigente socialista aprecia además que “no ha servido de nada que haya un vicepresidente del Gobierno que sea gaditano y un viceconsejero de la presidencia que también es gaditano”. Asegura que “tienen una política de autobombo pues cuando han tenido una oportunidad en el documento más importante que refleja la voluntad de un Gobierno como son los presupuestos han olvidado a la provincia y se han autocorregido en sus propias manifestaciones”. Ha citado por ejemplo el Plan del Brexit para el que Moreno Bonilla anunciaba 112 medidas y solo una aparece en las cuentas andaluzas.

“Llevan 37 años opositando para ser Gobierno y cuando llegan, no tienen ideas y encima se dedican a cuestionar, ralentizar cuando no eliminar los proyectos de cuño socialista”, ha señalado, lamentando la actitud de la Junta en el proyecto de Valcárcel, en la capital gaditana, o que “hayan convertido la ITI en un juguete político sin ningún pudor”.

Noticias como las de los monitores de educación especial se vienen a sumar a un cúmulo de episodios que descubren la cara más neoliberal de la derecha, su afán por externalizar servicios en sanidad, recortes en educación con hasta 96 líneas de Infantil y Primaria menos en el curso, déficits en servicios sociales y dependencia, en la ayuda a domicilio y un incremento generalizado de las listas de espera con servicios que se prestan por profesionales desbordados.

Un Gobierno que en materia de igualdad, a juicio de la secretaria general, “se ha dedicado a blanquear la violencia de género, a minimizar una lucha que siempre ha caracterizado al Gobierno andaluz, solo por contentar a VOX”. Y en este sentido, ha ejemplificado esa estrategia con los recortes en las ayudas a los colectivos de mujeres en la provincia que han dejado fuera a un 70 por ciento de los proyectos presentados.

En definitiva, García ha pedido un giro a ese Ejecutivo andaluz “sin liderazgo y ausente o escondido” para que “retorne a una lealtad institucional ligada al trabajo y a la acción que sitúe de nuevo a la provincia, sus intereses y problemas, en el centro de la toma de decisiones”.

“Por nuestra parte, han de saber que tendrán a un partido trabajando en iniciativas sociales, apoyando la defensa servicios públicos, no solo con una batería institucional en ayuntamiento y Diputación, sino en el Parlamento andaluz, para evitar sobre todo que la quiebra que pueda suponer este Gobierno en la provincia sea aún mayor”, ha aseverado.