Aprobada por unanimidad la iniciativa que reclama un reparto justo de la carga de trabajo en Navantia para garantizar el futuro del sector en la Bahía

21
jul
2016

Rocío Arrabal agradece el respaldo a una iniciativa que viene a reclamar voluntad política y un apoyo férreo hacia un sector estratégico que genera mucho empleo

La parlamentaria andaluza, Rocío Arrabal, ha defendido esta tarde en el Parlamento andaluz la iniciativa elevada por el Grupo Socialista al pleno de la cámara en la que se reclama al Gobierno un Plan Industrial para Navantia. Todos los grupos políticos han apoyado la proposición no de Ley que exige también al Gobierno un reparto justo de la carga de trabajo que garantice el futuro del sector en las tres factorías de la Bahía de Cádiz. Así, ha quedado aprobada por unanimidad, excepto un punto en el que se pedía a la SEPI que agilizara cuanto antes las negociaciones con Arabia Saudí para la construcción de las corbetas, que ha sido votado en contra por IU.

La iniciativa, que ha  sido enriquecida finalmente con enmiendas aportadas por Ciudadanos e IU, forma parte de la ofensiva parlamentaria que el PSOE de Cádiz ha venido anunciando con objeto de reivindicar proyectos de trabajo para los astilleros y que se trasladará también a las Cortes Generales, ya constituidas, para retomar los asuntos que decayeron en la pasada legislatura fallida.

Tanto desde el PSOE andaluz como desde las filas gaditanas se viene observando “un desvío deliberado de contratos hacia otras plantas, fundamentalmente a Ferrol”, y es por ello por lo que los socialistas impulsan este tipo de iniciativas que tienen en cuenta las reclamaciones que se realizan desde los sindicatos, “con objeto de impedir que un reparto territorial que discrimine en las oportunidades y penalice en este caso a la provincia de Cádiz”, según ha explicado en sede parlamentaria Arrabal que ha reclamado “voluntad política y apoyo férreo para afianzar el futuro de un sector que tiene un carácter estratégico, más aún en una provincia con tanto desempleo”.

“Es necesario adquirir un compromiso por la estabilidad del empleo en la provincia de Cádiz”, ha aseverado Arrabal quien ha agradecido a todos los grupos políticos que “con una sola voz instemos al Gobierno central a impulsar de manera urgente ese plan industrial para Navantia en la Bahía de Cádiz con el fin de despejar las incertidumbres en torno a su futuro y el futuro de muchas familias gaditanas”. De igual modo, ha insistido en que “el Gobierno debe tratar a Cádiz como un territorio singular o que al menos le proporcione las mismas oportunidades que a los astilleros gallegos”.

En la iniciativa, según ha defendido, “el PSOE pretende respaldar el enorme potencial de las factorías gaditanas, dispuestas a encarar un sistema productivo sostenible, innovador, que introduzca a la provincia de Cádiz en mercados de futuro emergentes que están asociados a la I+D+I y a las consolidación de una economía sostenible, enfoque éste que persigue y trabaja el gobierno andaluz para el futuro de la economía andaluza”.

Poniendo como ejemplo el proyecto Wikinger a punto de culminarse en la planta de Puerto Real, Arrabal ha destacado que los astilleros andaluces “tienen un gran potencial y que se hacen bien las cosas aquí, por lo que hay que dotarlos de más carga de trabajo y apostar por la creación de empleo al mismo tiempo que los situamos a la vanguardia con la realización de estos proyectos”.

En la proposición no de Ley, se reclama un plan de inversiones que consiga potenciar una carga de trabajo sostenible y sostenido en el tiempo, dando estabilidad a la empresa, al empleo y a su industria asociada. Del mismo modo, apostar por impulsar la aplicación de nuevas líneas tecnológicas de producción y de gestión, en línea con la necesaria reconversión del sector, así como desarrollar una política comercial a nivel nacional que favorezca un programa integral de actuaciones que fomente la exportación de los productos realizados en los astilleros.

La iniciativa también recoge la necesidad de potenciar la capacitación y formación de los trabajadores de la empresa pública, llevando a cabo un relevo generacional escalonado y programado. El fin último, ha recalcado, es “garantizar la titularidad y gestión pública de los astilleros con el compromiso estatal de reconocer a Navantia y al sector naval como un sector estratégico a nivel nacional”.