“Antonio Sanz reduce la Delegación del Gobierno a una simple plataforma electoralista del PP”

27
feb
2015

Irene García denuncia que al todavía presidente del Partido Popular de Cádiz “los buenos propósitos no le han durado ni siquiera una semana” y que sigue “ejerciendo como responsable de la campaña de la derecha”

La secretaria general del PSOE de Cádiz y portavoz del Grupo Socialista de Diputación, Irene García, ha lamentado que Antonio Sanz “no ha tardado ni una semana en hacer realidad los peores temores acerca de su más que previsible utilización partidista de la Delegación del Gobierno en Andalucía, ha instalado a esa institución en una confrontación sin precedentes con la Junta y la usa como un mero elemento de propaganda para los intereses de su formación política”. En este sentido, se ha referido a que “con la llegada de Sanz a un puesto que es clave para la relación entre dos Administraciones, todos los resortes de la correspondiente al Estado se han puesto al servicio de los intereses partidistas del PP, incluyendo tanto su agenda institucional como el escaparate que suponen las relaciones con los medios de comunicación y las propias redes sociales”.

“No contento con utilizar el perfil oficial de la Delegación del Gobierno para arremeter contra la Junta de Andalucía y para tratar de ocultar la responsabilidad de Rajoy en los recortes de las políticas activas de empleo, el señor Sanz ha comenzado una ronda de visitas a alcaldes y alcaldesas de su propio partido, lo que supone reducir esa institución a simple plataforma electoralista del PP”, ha explicado. Y ha añadido que “si ayer mismo fue un encuentro con el alcalde de Sevilla, hoy toca el turno a una gira propagandista por la provincia, con sendos encuentros con regidores en Algeciras y Jerez, todo ello a mayor gloria de los gobiernos locales del Partido Popular”.

Irene García ha señalado que “no contento con mantener una peligrosa dualidad como delegado del Gobierno y presidente provincial del PP, el señor Sanz ha decidido perder cualquier atisbo de pudor y poner su agenda y su responsabilidad institucional al servicio de la campaña electoral de los alcaldes y alcaldesas de la derecha”. La secretaria general ha denunciado la existencia de una “estrategia perfectamente diseñada por parte del Partido Popular de Andalucía”, en virtud de la cual Antonio Sanz “continúa ejerciendo como responsable de la campaña electoral del PP, no ya en la sombra sino con la luz, los taquígrafos, el despacho oficial y todos los recursos institucionales que conlleva su responsabilidad como delegado del Gobierno”.

Para ello, “por una parte, acude en auxilio de unos alcaldes y alcaldesas en horas bajas; y por otra, utiliza los altavoces institucionales en forma de entrevistas en los medios de comunicación o de cuentas oficiales en las redes sociales para entrar también en la campaña electoral de las Autonómicas, no solo destacando supuestos éxitos de gestión del Gobierno de Rajoy que no existen por ninguna parte sino incluso atacando a la presidenta de la Junta de Andalucía”.

“Nunca antes la Delegación del Gobierno en Andalucía se ha visto sometida a semejante tensión partidista y sectaria, lo que supone un verdadero ataque a las más elementales normas de lealtad institucional”, ha explicado Irene García, quien ha incidido en que “las promesas de responsabilidad y de ejercicio de su cometido a partir del diálogo y de valores de respeto y equidad le han durado bien poco al señor Sanz, que en menos de una semana desde que tomó posesión ya ha dado muestras de un evidente mal uso de la representación del Ejecutivo de la Nación en esta tierra”.

Por todo ello, la secretaria general ha concluido diciendo que “entre los cometidos que jamás deben formar parte de la lista de tareas de un delegado del Gobierno figura la crispación de las relaciones con la Administración que representa a los ciudadanos de esta tierra. De la misma manera, se le supone un papel muy por encima de las polémicas partidistas y mucho más en cuestiones de índole electoral. Pero, por desgracia, el señor Sanz se ha estrenado de la peor de las maneras posibles, justamente haciendo aquello que no debería haber hecho jamás”.